Moringa: Reduce la Piel de Naranja Naturalmente


Cualquier persona, de cualquier edad o forma corporal, puede ser vulnerable a la celulitis o piel de naranja.


Aunque está claro que para disminuir la celulitis, o por lo menos minimizar su apariencia, es necesario implementar un cambio en el estilo de vida.


La celulitis aparece cuando las células grasas crecen demasiado para las fibras naturales que conectan la piel con las capas de tejido subyacentes. Esto hace que las fibras se estiren y que la piel tenga un aspecto grumoso.

Por eso, las zonas del cuerpo más propensas a desarrollar celulitis son a menudo las que almacenan las reservas de grasa: las caderas, las nalgas y los muslos, aunque también pueden aparecer en otras partes del cuerpo como las pantorrillas, los brazos o el abdomen.

Es difícil saber con certeza las causas de la celulitis, pero un concepto erróneo muy extendido es que hay que tener sobrepeso para padecerla. La realidad es que cualquier persona puede manifestar celulitis, y sus hormonas podrían ser más responsables que su cintura.

Nuestras hormonas regulan la capacidad de la piel para almacenar grasa y no es inusual que la celulitis aparezca durante períodos de agitación hormonal, como la pubertad, el embarazo y la menopausia. Esto explica en parte por qué las mujeres son más propensas a la celulitis que los hombres.


Además de las causas hormonales, sabemos que la mala circulación, el sedentarismo, la mala alimentación y las alergias alimentarias pueden contribuir a la celulitis.

No hay una solución rápida para acabar con la celulitis. También es poco probable que desaparezca por sí sola y eso significa que, para reducirla de manera efectiva, necesitarás fortalecer e hidratar las células y el tejido conectivo de tu cuerpo.

Esto puede llevar algún tiempo, pero hacer los siguientes cambios puede ayudar:


  • Llevar una dieta saludable que incluya frutas y vegetales frescos, además de ácidos grasos esenciales.

  • Evitar los alimentos procesados, el azúcar y las grasas saturadas.

  • Beber mucha agua, tés e infusiones diuréticas.

  • Hacer ejercicio regularmente para estimular la circulación y oxigenar los tejidos.

  • Realizar un cepillado en seco a diario. El cepillado corporal implica cepillar ligeramente la piel con un cepillo seco, hecho de cerdas de pelo natural. Cepillarse el cuerpo durante sólo tres minutos cada mañana puede ayudar a que la piel se vea menos hundida, mejorar la circulación y fomentar la eliminación de toxinas.

  • Masajear la piel con un jabón exfoliante suave como el jabón de moringa, que te ayudará a nutrir la piel con un efecto antioxidante.

  • Darte duchas de contraste, que consiste en alternar la temperatura de la ducha entre el agua caliente y fría ayuda a aumentar la circulación y a potenciar el suministro de nutrientes y oxígeno a los tejidos de la piel dañados por la celulitis. Esto ayuda a que la piel tenga menos hoyuelos.

  • Evitar las prendas ajustadas.

  • Cambiar las cremas o lociones corporales por un aceite vegetal puro que contenga nutrientes y antioxidantes efectivos para ayudar con la celulitis, como el aceite puro de moringa.


En resumen, cambiar los hábitos y usar los productos adecuados puede ayudar a reducir notablemente la piel de naranja.