Como Controlar la “Piel de Gallina” Naturalmente


La queratosis pilar o “piel de gallina” es una afección cutánea común e inofensiva que causa manchas secas y ásperas, y pequeñas protuberancias, a menudo en la parte superior de los brazos, los muslos, las mejillas o los glúteos. Por lo general, las protuberancias no causan dolor ni picazón.

La queratosis pilar a menudo se considera una variante de la piel normal. No se puede curar ni prevenir. Sin embargo, se puede tratar y controlar con productos naturales para ayudar a mejorar la apariencia de la piel.

Síntomas

La queratosis pilar puede manifestarse a cualquier edad, pero es más común en niños. Los signos y síntomas incluyen los siguientes:

  • Bultos diminutos indoloros que suelen aparecer en la parte superior de los brazos, los muslos, las mejillas o los glúteos.

  • Piel seca y áspera en las zonas con bultos.

  • Empeoramiento cuando los cambios estacionales causan baja humedad y piel seca.

  • Bultos parecidos al papel de lija que lucen como piel de gallina.


Causas


La queratosis pilar es causada por la acumulación de queratina, una proteína dura que protege la piel de sustancias nocivas e infecciones. La queratina obstruye la apertura de los folículos pilosos, lo que provoca manchas irregulares y ásperas en la piel.


No está claro por qué se produce la acumulación de queratina en personas con queratosis pilar. Puede suceder en asociación con una enfermedad genética o con enfermedades de la piel, como la dermatitis atópica. La piel seca tiene tendencia a empeorar la queratosis pilar.


¿Por qué aparece la piel de gallina?


No se conocen las causas exactas pero, debido a que muchas de las personas que padecen la piel de gallina tienen familiares que también presentan esta condición, es muy probable que sea una condición genética y hereditaria.


Lo que sí se sabe, es que los pequeños bultos se forman como resultado de una sobreproducción de queratina. La queratina es la proteína que le brinda estabilidad al tejido de la piel, y es el cimiento del cabello y las uñas. En los casos de Queratosis Pilaris, se acumula la producción de queratina obstruyendo los folículos pilosos. Como resultado, la piel se engrosa y los bultos, se vuelven comedones rígidos.


Aunque no existe cura para la piel de gallina, se puede ayudar a aliviar los síntomas con una correcta rutina de cuidado para la piel y con otras medidas (como una dieta).


El primer paso para manejar la queratinización de la piel es a través de la higiene personal. Cuando los síntomas son suaves se pueden mejorar considerablemente con la aplicación regular de un humectante, preferiblemente aceites puros vegetales.

Rutina natural que ayuda a controlar los síntomas de la Queratosis Pilaris


Una rutina muy sencilla con productos naturales puede ayudar a controlar la “piel de gallina”

Exfoliar

Exfoliar suavemente y con regularidad (no más de 3 veces por semana) la capa superior de la piel ayuda a aflojar y a remover los comedones que se hayan formado. Una mezcla en partes iguales de sal marina, polvo de neem, miel y leche, es un excelente exfoliante que puede ayudar de manera muy efectiva a mejorar la “piel de gallina”. La mezcla puede aplicarse con la ayuda de una esponja orgánica de estropajo natural con movimientos suaves circulares.


Limpieza

Limpiar las zonas mas propensas con el jabón de neem al menos dos veces al día es una excelente manera de mantener la piel limpia, libre de bacterias y residuos para evitar la piel de gallina.


Humectación

Humectar a diario con un aceite para la piel como el aceite corporal de Neem-Verbena ayuda a aliviar de inmediato la piel muy seca y áspera. Masajear el aceite en la piel, con suavidad, hasta que se absorba completamente. Gracias a la combinación de aceite puro de ajonjolí, coco, ricino y neem que contienen, Vitamina A (Retinoides), Vitamina E, ayuda a aliviar la piel seca al instante y a exfoliar las células muertas de la piel dejándola suave y elástica.


Reparar

De ser necesario, el aceite puro de neem puede ayudar a reparar la piel afectada por queratosis pilaris. Si bien su olor no es agradable, el aceite puro de neem contiene ingredientes activos que penetran en las capas profundas de la piel y la reparan de forma natural.