Beneficios del Afeitado Natural

El hombre pasa una media importante a lo largo de su vida afeitándose. El afeitado diario es una necesidad que actúa eliminando las células muertas, y los productos para el afeitado tienen que ser adecuados, asegurando al máximo la salud de la piel y la hidratación del vello con humectantes que facilitan el rasurado.


Los cuidados antes, durante y después del afeitado son fundamentales para limitar las irritaciones, tiranteces y heridas, que son puerta de entrada a microorganismos y fuente de muchas preocupaciones.

Existen muchos mitos sobre los productos adecuados para el afeitado, pero lo que se debe tener en cuenta a la hora de elegirlos, es que tengan propiedades y efectos en la piel adecuados:

  • Aumentar el grado de hidratación de la queratina del vello, lo que disminuye la resistencia al corte e hidrata la capa córnea.

  • Humectar con agentes que modifican el pH para mejorar la resistencia mecánica del afeitado.

  • Aportar agentes tensoactivos para retirar la secreción sebácea.

  • Lubricar la superficie de la piel para que la cuchilla deslice suavemente cortando el vello de manera más precisa y al ras.

  • Desinfectar con una loción antiséptica para después de la afeitada con efecto bactericida y fungicida para evitar molestias en la piel.

  • Proteger con un aceite facial para humectar y mantener la hidratación de la piel.


¿Espuma o Jabón para Afeitar?


La espuma envasada es un invento de la industria de consumo masivo que se inició en la década de los 50’s.

La lógica detrás de las espumas y geles de afeitar envasados, es ahorrar tiempo en el afeitado. Mientras esto es cierto, también se ha discutido que los propósitos principales de la crema de afeitar (lubricar y proteger la piel) se pierden al envasar la crema y mezclarla con gases propulsores y otros químicos artificiales. Como ya no se genera una espuma mezclada con agua, la crema ya no protege la piel y su único propósito es lubricar un poco el rostro para que la cuchilla puedan cortar la barba ya que no ofrecen mayor protección contra cortes e irritación. La insatisfacción de muchos hombres en los últimos años, ha despertado nuevamente el interés en la crema o jabón de afeitar tradicional que se aplica con brocha.


Al utilizar jabón y una brocha de afeitar, la piel se prepara adecuadamente activando las capas externas de la epidermis y abriendo los poros para obtener mejores resultados.


Es mejor usar jabones que contengan aceites vegetales puros de oliva o coco, ya que las grasas esenciales que contienen estos aceites, van a formar una capa ideal para el rasurado y evitaran que la cuchilla remueva más allá del vello facial.

Por otro lado, lo que afeita bien no es la cantidad de espuma que apliquemos en la piel, es justamente la mezcla del agua y los aceites vegetales que forman la “crema” adecuada que se esparce con la brocha de manera uniforme.

Otros ingredientes disponibles en los jabones de afeitar, como carbón activado de bambú, cúrcuma, coco, neem (nim) y aceites esenciales, harán de la afeitada un verdadero placer con efectos de mucho beneficio para la piel.


Después de Afeitarse


Los “aftershave” suavizan, hidratan, regeneran y protegen aportando actividad antienvejecimiento, antiarrugas, anti flacidez, controlan los brillos producidos por la secreción sebácea, debilitan el vello, ralentizan su crecimiento y prolongan el tiempo entre afeitadas.


La piel del hombre es aproximadamente un 25% más gruesa que la de la mujer, siendo, por tanto, más frágil, mas áspera y rugosa. Al ser más firme, los signos de envejecimiento aparecen más tardíos, pero lo hacen más bruscamente y su piel, más grasa por su carga de andrógenos, justifica tratamientos diferentes.


Además, la sequedad adquirida por el modo de vida (estrés, contaminación, el clima, el sol…) condiciona la elección de los productos y que estos sean preferiblemente de origen natural.


Como en la mujer, los factores que afectan a la salud de la piel masculina son la edad, cansancio y estrés, contaminación, dieta desequilibrada, diferentes problemas de salud, ausencia de ejercicio físico, tabaco y consumo de alcohol.


Los hombres buscan una piel saludable y libre de signos de fatiga y, para esto último, el primer paso es la limpieza, en la que podemos encontrar jabones con ingredientes activos estimulantes como el carbón activado de bambú, la cúrcuma o la moringa con actividad anti radicales libres y vitaminas.


En el hombre, los poros de las glándulas sebáceas se observan mas dilatados, lo que facilita la formación de comedones.

La higiene tiene que ser purificante con ingredientes activos antisépticos como el Neem (Nim) y seborreguladores como el Vinagre de Bambú que puedes encontrar en nuestros sprays a base de plantas.


El uso de exfoliantes físicos disminuye el grosor de la capa córnea y retira la suciedad que obstruye la entrada de los poros del folículo pilosebáceo, pues se formulan como productos suaves y con un pH adecuado. Estas pueden ser mascarillas de Neem (Nim), Coco o Carbón Activado de Bambú.


El cabello puede sufrir una pérdida prematura debido a la alopecia andrógina. La secreción ecrina de las glándulas sudoríparas es mayor y más ácida, por ello la piel del hombre precisa de mayor hidratación que la de la mujer. Además, la grasa natural de su cutis exige en el momento de la higiene afinar la epidermis, a través de la aplicación aceites puros como el de moringa.


Por fortuna ya existen productos naturales adecuados para que la afeitada de los hombres sea más agradable, efectiva y sana para su piel.


Aquí puedes encontrar los kits de afeitado natural.